Por qué Spotify se parece más a Amazon que a Netflix

Spotify es sin duda el servicio de streaming más popular del planeta. Sin embargo su plan estratégico a largo plazo se perfila más hacia convertirse en un marketplace para la industria de la música, que quedarse simplemente como un servicio de streaming de contenidos. La primera fase de esta estrategia fue la de atraer la atención de los usuarios y recolectar suficientes datos acerca de sus preferencias para así poder ofrecerles la mejor experiencia de consumo de música.

 

Esto último es el pilar del modelo de Spotify actualmente, puesto que la mayoría de los suscriptores de pago de Spotify son usuarios covertidos de su versión gratuita, por lo cual la experiencia de utilizar la plataforma tiene que ser cada vez mejor. El modelo de Spotify funciona de la siguiente manera: Spotify recolecta datos de los usuarios a través de sus playlists, de los “me gusta”y “no me gusta” en las canciones, y en función de esto le ofrece a los usuarios más música de acuerdo a sus gustos y preferencias. Mientras la experiencia de usuario mejora, éstos se quedan dentro del servicio lo cual resulta en un valor más alto por cada usuario y un márgen de ingresos más alto. Y mientras los usuarios generan más y más datos con su comportamiento dentro del servicio, la capacidad de Spotify de mejorar su oferta sigue creciendo.

 

A medida que Spotify atrae más consumidores a su plataforma, sus proveedores (artistas, sellos, podcasters) querrán tener más acceso a la plataforma para poder llegar a estos consumidores, lo cual nos lleva a la fortaleza principal y ventaja competitiva de Spotify: el Discovery.

 

Discovery (descubrimiento) es uno de los conceptos más mencionados por el equipo directivo de Spotify durante su presentación para inversionistas. Al processar miles de millones de playlists generadas por los usuarios, el software de inteligencia artificial de Spotify da origen a ciertas playlists temáticas, las cuales